archivo

Archivos Mensuales: febrero 2015

gestalt-genero-proceso-terapeutico

Tengo tantas cosas para decir acerca de la Terapia Gestalt, que generalmente cuando alguien me pregunta me saturo ¡Y no sé qué decir! Así que voy a dedicarle mi tiempo y primera entrada a la definición del Proceso Terapéutico, que es la manera en la que se desarrolla la Terapia Gestáltica.

La terapia Gestalt es una rama de la terapia humanista que engloba conocimientos de diferentes corrientes filosóficas y psicológicas. Las terapias humanistas se caracterizan porque no están exclusivamente enfocadas a tratar patologías, sino que entre sus objetivos principales está el crecimiento personal y la resolución de situaciones de malestar psicológico. Es por ello que la concepción de quien asiste a terapia no es la de paciente como persona a al que hay que cuidar y sanar, sino de cliente a quien se acompaña en un proceso de desarrollo personal que prefiere hacer con compañía y apoyo.

El proceso terapéutico se desarrolla a través de la relación íntima que se crea entre terapeuta y cliente. El objetivo final es que quien asiste a terapia haga conscientes sus procesos de sentimiento y comportamiento para poder cambiar de su forma de estar en el mundo aquello que le perjudica. Esto podría resumirse en “… qué quiero aquí y ahora y qué camino quiero tomar para conseguirlo”.

Desde la terapia Gestalt se promueve la atención en el presente y el impacto que tienen situaciones pasadas y futuras en el aquí y ahora que se está viviendo. Todo lo que ocurrió en el pasado y todo lo que tenemos en la cabeza que ocurrirá o puede ocurrir en el futuro afectan nuestra manera de estar en el momento presente y las decisiones que tomamos. Por ello gran parte del proceso terapéutico consiste en desarrollar la creatividad, para poder actuar de una forma más libre e incrementar la capacidad de adaptación a las nuevas situaciones.

Otro de los objetivos de la terapia, es recuperar la sensibilidad interna, y la conciencia de las propias emociones y necesidades de las que, en muchas ocasiones, el transcurso natural de la vida va alejando a la persona, y que son vitales para su bienestar. Para ello, se indaga en la intencionalidad de las acciones, para recuperar la responsabilidad de lo que se siente y se hace en consecuencia, procesos que podemos tener automatizados y que es necesario hacer conscientes.

El proceso terapéutico en grupo tiene como acompañante a una persona de la profesión que apoya al grupo recogiendo las situaciones que requieran de intervención y apoyo profesional, y acompañando interacciones entre participantes que puedan resultar complejas o poco saludables. También puede proponer ejercicios, experimentos, talleres o dinámicas introspectivas o de interacción que puedan acompañar el proceso grupal. El acompañamiento es particularmente importante como facilitación inicial para la cohesión y el acercamiento intergrupal, que es clave para generar un ambiente en el cual las personas se sientan libres de exteriorizar su estar emocional y los asuntos personales que quieran exteriorizar.

Este acompañamiento entre iguales es un componente que enriquece y favorece el proceso terapéutico en la terapia de grupo son las aportaciones, el apoyo y las interacciones entre las personas integrantes. El proceso individual de cada participante puede convertirse en una reconstrucción propia acompañada y favorecida por las experiencias, sabidurías y procesos de las demás personas, siendo las interacciones y los vínculos que se generan en el grupo la piedra angular de los desarrollos individuales.

¿Conocías la Terapia Gestalt? ¿Qué opinas de ella como método de trabajo psicológico? Participa del post dejando tu opinión, experiencia e impresiones para enriquecerlo.

Que tengas una buena semana,
Aurora.